Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación del Rodeo Chileno

Cabalgata de Criadores de Coquimbo en Hacienda El Tangue fue un viaje al pasado

Autor:

Fotos: Asociación Coquimbo.

Los socios de la Asociación presidida por Gonzalo Araneda disfrutaron de una gran jornada en los lomos de nuestro Caballo Chileno.

Por Asociación de Criadores de Coquimbo

Cabalgata en Hacienda El Tangue, un viaje al pasado

La cabalgata de la Asociación de Criadores de Caballos Raza Chilena de Coquimbo se llevó a cabo el sábado 27 de noviembre con cerca de medio centenar de participantes. El lugar elegido fue la Hacienda El Tangue, donde fuimos recibidos por Gabriel Varela, encargado de ganadería y forestal, y su equipo.

Esta hacienda con cerca de 50 mil hectáreas en el sector costero de la Comuna de Coquimbo, presenta importantes sitios de interés de variadas áreas. En esta oportunidad recorrimos el sector de las instalaciones centrales, Humedal Pachingo y playa.

La Hacienda El Tangue perteneció a inversionistas ingleses y alemanes, los que desarrollaron una gran explotación ovina, con el objetivo en obtener lana de calidad. Tiene la particularidad que su explotación estaba basaba en la sustentabilidad de sus recursos, incorporando gran tecnología, la que pasados las décadas se mantiene vigente. Una vez retirados los propietarios, la dejaron en manos de sus trabajadores, actualmente perteneciendo a 43 socios. Destacan en sus construcciones los techos de totora tan particulares, hechos en adobe, que son un icono del lugar.

Imagen foto_00000001

Luego de conocer el centro administrativo, donde hay oficinas, casas, taller de maestranza, iglesias, escuela, pulpería, colectivos, corrales y galpones, nos dirigimos a la costa pasando por bosques de eucaliptos y por los hornos donde se hacia el carbón de esta especie, para la gran fragua del patio de maestranza y otros requerimientos. Después nos encontramos con una maravilla de la naturaleza: un bosque antiquísimo de Chañares, especie casi inexistente en la zona, lo que a más de alguno nos trajo el recuerdo del dulzor de su fruto.

Al avanzar hacia la playa nos encontramos con proyectos inmobiliarios de gran valor y plusvalía, donde el objetivo es respetar el medio ambiente y la sustentabilidad, de modo de alterar lo menos posible el entorno. Una vez en la playa el escenario fue grandioso, no solo los jinetes se sorprendían sino también los caballos. Un mar calmo, en la Bahía de Tongoy, nos permitió disfrutar de momentos muy gratos.

En dirección al sur, a Puerto Aldea, nos encontramos con el Humedal de Pachingo, que alberga gran cantidad de aves y es un lugar de paso de muchas especies migratorias. No nos acercamos mucho debido a que los cisnes blancos y otras especies están anidando; sin embargo, pudimos darnos cuenta de la importancia del lugar, especialmente hoy con el extenso periodo de sequía que nos aqueja.

Fue a orillas del humedal y bajo las ramas de un acacio añoso donde hicimos una parada y degustamos de una merienda de media mañana, dado que el paseo estaba dando hambre. Esto tenía todo un sentido de rememorar aquellos productos que se consumían y que cada vez son más ajenos. Como el té y café de agua hervida en fondo en el lugar, acompañado de pan amasado, arrollados, huevos duros de gallinas de campo, con sus variados colores de cáscaras que a muchos llamaban la atención; quesos de leche caprina, fiambre de gallinas y otras delicias que dejaron a todos muy satisfechos.

Imagen foto_00000003

Ya con el placer de haber probado manjares casi extintos, continuamos nuestra ruta bordeando el humedal en dirección al centro administrativo de la Hacienda, conociendo restos de lo que fue la línea férrea que comunicaba el mineral de Tamaya con Tongoy y los pozos que permitían el riego de grandes superficies. Así llegamos a corrales y al Galpón de Esquila que a todos nos maravilló, con sus techos de totora y sus instalaciones que aún se encuentran operativas.

Finalmente, nos dirigimos a la Pulpería, lugar emblemático donde los miembros de la Hacienda se proveían de todo lo necesario. Sus muebles y vitrinas, sus olores, nos hicieron volver rápidamente a nuestra niñez. Ahí fue donde almorzamos un infaltable cordero al horno y pescado, acompañado de exquisitas guarniciones. Las mesas del comedor estaban hechas de durmientes de la antigua línea férrea, lo que le da un sentido especial, creando el ambiente preciso para reforzar la camaradería que estuvo presente en todo el paseo.

Imagen foto_00000004

El corredor de la Pulpería, después del almuerzo, con esa brisa marina refrescante, fue el lugar especial para escuchar a Tiamara Adaos, de sólo 13 años, que nos sorprendió con música ranchera, de tanto arraigo en nuestros campos, y también para entregar algunos presentes a los asistentes.

Enviamos un especial agradecimiento a la persona de Gabriel Varela y a su gente, que en todo momento nos acompañaron, escuchando de primera persona las historias y temas de interés de cada lugar visitado.

La Asociación Coquimbo tuvo una gran jornada en los lomos de nuestro Caballo Chileno.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital