Síguenos:

Anuario 2012: Río Hurtado, el culto a la resistencia del caballo

Autor: Héctor Uribe Delgado
Don Eliseo Pérez representó a la Asociación Coquimbo en el Anuario de los Criadores de 2012.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2012.

Eliseo Pérez es un viejo bonachón que superó los 80 años y cuya pasión por los caballos lo llevó a asentarse en la zona cordillerana de la Región de Coquimbo, lugar donde hace ya varias décadas comenzó a dar vida al Criadero Río Hurtado.

En un terreno complicado para la crianza, don Eliseo forjó una especial dedicación por la resistencia del caballo chileno tal como contó luego de haber sido destaca-do por la Asociación Coquimbo.

"Desde joven he tenido la pasión por los caballos y he estado en distintas etapas formándoles. En los años 50 me viene al Limarí y empecé a criar caballos. Posteriormente, en los 60 me fui más al interior y logré un criadero con una base de caballos de la zona, entre ellos el Patriota y luego traje varias sangres nuevas hasta llegar a cerca de 75 ejemplares inscritos", cuenta Pérez, quien se refiere a la principal característica a la que apunta como criador.

"En la crianza no vale la cantidad. Lo que vale es la calidad y por eso este año bajé a 10 las inscripciones y así tratar de formar caballos de mucha resistencia y de buen andar, de mucha mansedumbre y eso es lo que he obtenido. Tengo la ventaja de tener un campo cordillerano, donde suelto los animales por seis meses", cuenta.

Dice que pese a su edad está muy activo en la crianza: "Antiguamente me dedicaba más, pero con los años uno va dejando la actividad, pero me siento feliz de haber criado caballos de mucha mansedumbre y resistencia, la que muchas veces no se da en el caballo chileno. Los míos no tienen problemas en los cascos, no sé si será rusticidad, pero en estos terrenos más complicados, el caballo se defiende muy bien y acá los caballos andan 70 kilómetros sin problemas, siendo que al caballo chileno, sobre todo en el sur, lo trabajan en el picadero, a 100 metros de las pesebreras".

"Son caballos muy regalones, siendo que necesitamos caballos más resistentes por el ejercicio que hacen todos los días en los campos", comenta con seguridad.

Más allá de la resistencia, don Eliseo cree también en la belleza del caballo chileno.

"Le doy mucha importancia porque si uno no tiene un caballo con buena cincha, bien contrapesado, que no sea muy cabezón, siempre es más agradable. Para mí tiene mucha importancia la morfología, pero uno siempre le puede aportar la segunda parte, y que es que sea un caballo manso y dócil", cuenta.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital