Síguenos:

Anuario 2012: Criadero San Sebastián, el orgullo de hacer patria

Autor: Héctor Uribe Delgado
Ernesto Jerez representó a la Asociación Aysén en el Anuario de los Criadores de 2012.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2012.

Hace casi 40 años, Ernesto Jerez y su esposa se trasladaron desde Malleco por trabajo a Aysén, zona que los acogió, donde formaron una familia y donde don Ernesto dio vida, en una de las regiones más extremas del país, a su gran pasión: la crianza de caballos.

Por supuesto no ha sido fácil. Las condiciones del tiempo, los largos y empedrados caminos hacen de la crianza una labor tan complicada como satisfactoria.

Es por ello que Ernesto Jerez deja ver su satisfacción con lo logrado en cuatro décadas en el Criadero San Sebastián, sien-do a lo hecho con su padre uno de los criadores más antiguos de la zona. "Llegué el 71 ó 72 desde Malleco, donde yo corría con mi padre, que también tenía un criadero, que se llamaba El Hogar, y ahí teníamos un campo que se lo compramos a unos curas. Ya en el año 55 inscribí mi primer caballo. Después el 69 inscribí al Noticiero, que era hijo del Zorrero y de la Cosa Rica, una yegua que yo corría en Malleco, y según las estadísticas de la Asociación, yo sería el más antiguo de los criadores de la región", cuenta Jerez, quien lentamente fue dando vida a su criadero, tal cual se fue asentando en estas tierras.

"Me vine porque mi esposa, que es profesora, es trasladada, y me vine a trabajar al Centro Equipamiento Agrícola Mecanizado, como ingeniero agrícola, y estuve tres años ahí, pero desde que llegué acá, lo primero que hice fue comenzar a relacionarme con los huasos de la zona y lo primero que me traje fueron mis cinco caballos. Ya acá compré un par de yeguas y ahí fue armando el Criadero San Sebastián y comencé a vender algunos caballos a Temuco, a Castro y poco a poco fui avanzando", añade con orgullo.

"Nació un hijo, Felipe Ernesto (en la foto), le enseñé a correr, traje arregladores, a Fredy Olave, el Kike García, entre otros, y en el criadero metí la corriente del Estribillo. Compré un caballo llamado el Trago, que era nieto del Estribillo”, explica en relación.

Sobre cómo se vive el crudo invierno, Jerez se explaya y cuenta que el cuidado debe ser intenso a lo largo de todo el año.

"Es difícil la crianza acá, por el invierno. Tengo un lugar para tener los caballos en verano, y después los bajó para tenerlos a 14 kilómetros de Coyaiqhue, en La Ensenada. Siempre hay que estar con forraje. Yo me preocupó mucho de mis caballos, los cuido mucho, porque me gusta tener-los en buenas condiciones, no los dejó a la buena de Dios y estoy pendiente de ellos", dice Jerez, quien por estos días además de estar preocupado del  rodeo, también está apostando por mejorar la raza de los caballos ayseninos.

"Me preocupo mucho del tipo de caballo. Hace cuatro años compramos un hijo del Fantástico y de la Rucia, que es hija del Talento y es nieto del Escorpión, y me ha dado buenas resultados en las exposiciones, al igual que los hijos", remata Jerez, cuyo hijo, Felipe está ya preparado para hacerse cargo de este criadero.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital