Síguenos:

Anuario 2013: Criadero Las Casas de Tapihue, un sueño hecho realidad

Autor: Héctor Uribe Delgado
Alfredo Urzúa representó a la Asociación Casablanca en el Anuario 2013 de los Criadores.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2013.

Heredero del gusto por los caballos chilenos, Alfredo Urzúa ha construido su Criadero Las Casas de Tapihue en base a mucho esfuerzo y cariño por los mancos, mezclando en la crianza de sus ejemplares la funcionalidad en el rodeo y la belleza en las exposiciones, algo clave -dice su dueño- en la actualidad de la crianza.

Acá su historia. "El criadero la Casa de Tapihue lo formé el año 1994 con la inquietud desde siempre de criar caballos. Desde que tengo uso de razón que me he dedicado a esto. Yo creo que viene por la sangre materna, ya que soy sobrino nieto de don Alberto y Jorge Montt, que ambos fueron criadores. Siempre me ha gustado correr y criar caballos, y si bien mi tío Jorge me regaló la primera yegua, tenía al tío Alberto que me regalaba montas y así fui armando mi morfología de caballos", cuenta orgulloso Urzúa.

Y para él, los caballos son un todo que se complementa en su funcionalidad y en su belleza. "La crianza y la morfología me encantan, tengo caballos que han corrido en clasificatorios, tengo caballos que han salido segundos en exposiciones importantes, tengo yeguas que son sello de raza en los rodeos y todo esto en función de la crianza de la yegua madre. No me he dedicado a comprar caballos para tener lo que tengo, si no que lo he ido buscando con la sangre que a mi gusta, que es la del Riguroso y el Sembrador. De hecho la primera yegua que corrí era hija del Sembrador. Una yegua dócil, mansa, suave, blanda, pero más allá de correr, a mí me encanta la crianza y a eso se le agrega el tema familiar, porque me encanta que mis hijos les guste los caballos, que me acompañen, estar con mis amigos. No me veo sin caballos", dice apasionado este criador de Casablanca.

Urzúa cuenta que para él "la morfología es súper importante hoy en día, el tener caballos con sello racial, poder apuntar al caballo chileno como estándar, porque hay tema importante en la primera vista al caballo, entonces si bien no soy experto en morfología, porque no tengo el ojo clínico de los jurados, si tengo un gusto. Me gusta el caballo bien adornado, estatura normal, buenos huesos, simpático, que sea bonito andar en él y eso es lo que busco como criadero".

Consultado respecto a algún ejemplar que le haya marcado, Urzúa no duda. "Tuve un caballo muy bueno, el Tapihue, que era hijo de una yegua nieta del Sembrador (la Ventolera) con Riguroso y fue un caballo muy bueno. Fue el primero mío que llegó al clasificatorio y tuve una yegua que se llama Relinda, que es la que estoy corriendo y es extraordinaria, muy linda morfológicamente. Ya salió segunda en la exposición y además se ganó el sello de raza y es una satisfacción doble, el criar bonito y bueno", narra.

Para Urzúa es importante ser sello de raza. "Es el ojo que uno ha tenido y eso es lo entretenido, ya que uno lo va buscando, pero sin todos los conocimientos que debiera tener, pero con el tiempo uno va filtrando y llegar a tener sello de raza y caballos bonitos es difícil. Ya los tengo, ya que no somos cualquier criadero, porque con estos caballos que son buenos y bonitos, vamos ir quedando en algún registro y eso es importante, ya que uno hace un gran esfuerzo y es bueno que vayan quedando las raíces y lo que uno vaya seleccionando", finaliza.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital