Síguenos:

Anuario 2013: Florindo Sandoval, la pasión por la crianza en el sur del mundo

Autor: Héctor Uribe Delgado

Don Florindo Sandoval es nacido y criado en Balmaceda, un pueblo cercano a Coyhaique, luego de que sus padres llegarán a estas indómitas tierras en 1914.

No obstante, las distancias no han sido un impedimento para que don Florindo se instalara con el Criadero Tres Mallines, uno de los más importantes de la zona.

Don Florindo ve ahora con orgullo y sin preocupación como su obra de años pasa a manos de su hijo Marco y de sus nietos. "Yo partí por la década de los '60, y la primera yegua que tuve fue una negra que le compré a don Sergio Rikli, y ahí empecé a criar. Al principio se dieron las cosas, pero después me junté con don Horacio Munita, un amigo que tenía yeguas y me las pasó a medias, después con don José Rodríguez, pero el aporte más importante fue el regalo que me hizo mi amigo Aquilino Fernández, el potro Chilenito, hijo del Ñipán en la Chilenita, criada por Alberto Schwalm, así es que tenía sangre Cuspe y Comunista, de ahí partió todo bueno que hemos logrado", cuenta Sandoval.

"Hemos ganado hartos sellos de raza, también hemos sacado premios en exposiciones, así es que está muy presente dentro de lo que se puede, porque no invertimos tanto tiempo como quisiéramos y muchas veces apostamos por lo que Dios quiere dar no más. Así y todo hemos tenido la suerte de haber sacado caballos bonitos, y cada vez más vamos preocupándonos, sin dejar de priorizar que sean vaqueros", explica Sandoval.

Y son esas complicaciones las que seguramente ahondan el amor de los ayseninos por el caballo chileno.

"Acá nieva todo el invierno, nuestro campo está en Balmaceda, así es que corre mucho viento, y si uno cría acá, es porque le debe gustar mucho criar caballos. Es un animal que come mucho más que otro animal, pero las satisfacciones que dan los caballos no se lo dan otros animales, así es que por ese lado uno no siente los gastos que tiene que ha-cer para salir a correr", dice.

"Imagínese que para ir a Cochrane son 400 kilómetros, y a La Junta, otros 200, pero el esfuerzo vale la pena", dice Sandoval, quien recuerda como el gran hito de su criadero el haber ganado en 2009 la Serie Criadores del Clasificatorio de Pemuco.

"Para nosotros fue como ganar el Champion de Chile", dice orgulloso don Florindo, quien ahora ve como todo comienza a quedar en manos de sus hijos y nietos.

"En estos momentos, Marco está a cargo de todo, ahora está corriendo con su hijo, Antonio Sandoval. Mi otro nieto, Carlos Godoy también están compitiendo e incluso mi hija y mi nieta María Paz también han participado del Rodeo de la Amistad, así es que también están corriendo", finaliza con el pecho henchido de puro orgullo.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital