Síguenos:

Anuario 2014: Criadero Colliguapi, en la senda de Piguchén

Autor: Héctor Uribe Delgado
Vittorio Copello representó a la Asociación O'Higgins en el Anuario 2014 de los Criadores.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2014.

Influenciado por su abuelo, a Vittorio Copello desde pequeño le gustan los caballos y fue por eso que hace poco algunos años dio vida al Criadero Colliguapi.

Y le ha ido bien, sobre todo como heredero de un símbolo de la crianza de caballos chilenos: el Piguchén, propiedad de don Samuel Parot.

"Comenzamos hace en 2005 cuando nace la primera yegua criada por mí, y partí por una doble influencia: a mi abuelo le gustaban mucho los caballos, y un íntimo amigo, Juan Martínez, estaba muy metido en el tema. Cuando partí, le compré unas yeguas a don Samuel Parot, del Criadero Piguchén, y a su vez adquirí el potro Chicano, que era de Juanito Martínez, y además compré unos potros corriendo y los empecé a reproducir", rememora Copello.

"Rápidamente me fui preocupando de lo funcional y de la morfología. Lo funcional era importante, y como esto partió bajo el alero de don Samuel y del Piguchén, fui siempre fijándome en ambas cosas, sabiendo igualmente que no es fácil dar con un caballo que sea funcional y bonito. Hoy en día es complicado, sobre todo para mí, porque es un criadero chico en un campo frutero, entonces por el espacio no hay mucho terreno para criar", explicó.

Cuenta que lentamente ha ido incorporando otras sangres, aunque la base siguen siendo las yeguas que compró a don Samuel, que eran la Simpaticona, la Serenata y la Tentación.

"Estoy reproduciendo dos hijos del Escándalo que tengo, de los cuales uno está corriendo. También tengo un hijo del Plebiscito y las hembras son las mismas que le compré a don Samuel, que venían de las sangres más antiguas de Piguchén", comentó.

"Actualmente tenemos 12 ó 14 caballos criados, y hay algunos que están corriendo, y ya hay uno que se completó, y que llegó a la Serie de Campeones en Rancagua (en 2013), lo que por supuesto me puso orgulloso y contento", añade.

Copello dice que en el futuro pretende seguir luchando por encontrar la excelencia en el caballo chileno, la cual, a su juicio, pasa por una buena mezcla entre lo funcional y lo morfológico.

"Mi idea es mantener cuatro o cinco yeguas en reproducción, y de acá a 15 años me veo criando, porque siempre hay yeguas para criar. Es complicado", finaliza.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital