Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

El Criadero Tunquelén, vida y obra de don Otelo Zwanzger

Autor: Héctor Uribe Delgado
El renombrado jinete representó a la Asociación Valdivia en el Anuario de los Criadores de 2015.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2015.

Don Otelo Zwanzger lleva más de la mitad de su vida dedicada a la crianza de caballos chilenos y en cada una de sus palabras denota pasión y amor por los mancos. Es ese cariño el que le ha permitido a este valdiviano dar vida al Criadero Tunquelén.

"El amor por los caballos nació desde que empecé a trabajar en el campo de mi padre, y cuando murió él, allá por el '59 comencé solito, sin la ayuda de nadie, y pese eso, han salido caballos bien buenos, como la Vitela, la Cantinera, el Me Muero, que estuvieron en los Clasificatorios y en Rancagua", cuenta don Otelo con satisfacción.

Dice que su pasión por el rodeo y la crianza lo ha llevado a tener caballos potentes y que para él son motivo de orgullo. "Siempre he corrido con los hijos, siempre en familia y gracias a eso son bellos recuerdos para mí, porque además de correr en lo criado, para uno siempre es una satisfacción correr con los hijos", dice Zwanzger.

Y en la vida de don Otelo, hay caballos que lo han marcado. "Partimos con la Cantinera, que fue una hija de El Rincón Estanquero, y esa yegua después me dio la Vitela, que también estuvo en el Clasificatorio de Santa Cruz y en Rancagua, pero por cambiar las monturas viejas por las nuevas, se le hinchó la cruz con un hematoma y estuvimos a una atajada de pasar a la Final. Nos faltó un poquito", recuerda don Otelo.

Zwanzger dice que a lo largo de los años ha optado por la funcionalidad. "Uno se fija en la morfología, aunque no he sacado a mis caballos a las exposiciones. No he tenido la oportunidad, pero a mí en lo personal, me gustan que sean caballos bonitos y ágiles", comenta.

Sobre el presente y futuro del Criadero Tunquelén, don Otelo dice estar optimista, puesto que junto con él mantenerse vigente en el arreglo de caballos, sus hijos siguen en la competencia cada vez que el trabajo se los permite. "Yo mismo galopo mis caballos, porque después del amanse me gusta tomarlos a mí", cuenta.

Y más orgulloso añade: "Los caballos que he sacado a los rodeos los he hecho yo, y el orgullo más grande es cuando se corre con lo criado, con los hijos, y más encima se premia cuando se está compitiendo con maestros que hay acá en Valdivia, como son Loaiza y Tamayo. Acá está la pelea dura con hartos criaderos de renombre", dice.

"Afortunadamente a los hijos, Otelo y Alvaro, les gustó esto de los caballos, pero es complicado salir a correr con ellos por la pega. Así es que cuando vienen, llegan el día sábado a puro correr, sin nada de topeo, pero igual le hacemos empeño y algo ha salido", agrega don Otelo, quien además tiene dos hijas Joanna y Alejandra.

"Ojalá mis hijos y nietos sigan con esto, por-que uno lo ha hecho con mucho cariño y pasión", finalizó.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital